Por Lourdes Galarraga  – consultora profesional de Feng Shui de la APFSHH

Esta semana he participado en un Taller de Escaparates de Navidad. ¿Navidad?, Si, las fechas se aproximan y los comercios se organizan para este periodo de actividad. Comenzamos los primeros días con la “tormenta de ideas”, donde todo es válido y posible. Me encanta esta fase, por la energía que genera, tan creativa donde fluyen ideas divertidas y dinámicas.  Una vez definida la temática central, se trabaja la ejecución, el montaje y las necesidades materiales y técnicas.

Estoy disfrutando mucho, sobre todo por la energía tan creativa y motivadora que se genera. Cada participante tiene presente su comercio y se siente cómo lo viven y la fuerza con la que trabajan para impulsar y promover su negocio.

De hecho el escaparate, junto con la fachada es el primer contacto que el consumidor tiene con un establecimiento y el impacto visual (85%) y emocional que nos produzca, captará o no nuestro interés.

Objetivos de un escaparate

Un escaparate ha de producir estímulos; principalmente, captar la ATENCION del consumidor, producir unas sensaciones  que  generen un INTERES para que se detenga y mire nuestra oferta  y conozca nuestro mensaje/producto, y  además motivarle el DESEO de compra.

El escaparate se convierte en el canal de comunicación entre el comercio y el consumidor.

articulolourdes1-copia

 

Feng Shui en el escaparate

El Feng Shui nos proporciona herramientas para equilibrar el flujo de las energías de nuestro entorno. Comenzamos por analizar la cualidad de estas energías y las necesidades propias del producto/negocio. Salvo algunas excepciones,  a nivel de negocios debemos procurar que esta energía sea YANG, es decir activa y motivadora.

La energía CHI es una vibración y como tal, podemos activarla a través de:

♥  La luz.

Es imprescindible una buena iluminación. Puede ayudar a recorrer visualmente el escaparate o bien dirigir la atención a uno o varios productos concretos, con una iluminación focal.

♥  El movimiento.

Tiene un efecto sorpresa y ayuda a captar la atención y el interés del consumidor. Los objetos en movimiento son buenos activadores de energía. (Como anécdota en los restaurantes chinos siempre veremos imágenes en movimiento o agua en movimiento)

♥  El color

El color es un elemento muy potente, que actúa a nivel emocional. Si lo sabemos usar bien, conseguiremos atraer el interés del consumidor hacia nuestro producto. En Feng Shui, trabajamos el color según su asociación con el mapa Bagua y según los objetivos o aspiraciones que queramos conseguir.

 ♥  Las formas , materiales y texturas.

Al igual que pasa con el color, tenemos un nexo emocional con las formas y materiales. La sensación que nos produce la madera o el textil es más cálida que el vidrio o metal y un elemento de forma circular nos produce más calma que un elemento de forma puntiaguda e irregular.

En el escaparatismo se juega con la forma, sobre todo con la escala, para llamar la atención. Combinar elementos reales con objetos de gran tamaño, causan una sorpresa agradable, aportando una sensación de fantasía y aventura.

Estas son las herramientas más efectivas que podemos aplicar en el diseño de nuestros escaparates. Una vez que hayamos definido el concepto o la idea más apropiada para nuestro producto, debemos contemplar cómo usar la luz, el color, las formas, tamaños, materiales, texturas, sonido, movimiento, etc.

Finalmente recordaros la importancia del orden y la limpieza y de una renovación del producto con cierta periodicidad.  En cuanto a la renovación total del escaparate, es aconsejable en las 4 estaciones del año, por el cambio energético que se produce y que asimilamos con estados anímicos diferentes en cada estación.

¿Cómo vas con tu escaparate? ¿Estas madurando ya la idea para el escaparate de esta Navidad?