Por Eva María Galera – consultora de Feng Shui de la APFSHH

Para el Feng Shui es muy importante que tanto a la hora de sentarnos a trabajar, como de dormir, tengamos a la espalda algo que nos sirva “de apoyo”.

Esto viene dado partiendo de los Animales Celestiales, que para la Escuela de la Forma son cuatro, la Tortuga negra, el Ave Fénix, Tigre Blanco y Dragón Verde.

En este caso el que representaría el apoyo a nuestra espalda sería la Tortuga Negra, normalmente representada en el paisaje por una montaña grande en la parte trasera de la casa, que protegía de los vientos e inclemencias, sin llegar a ser amenazante para el hogar.

En la actualidad con la edificación de las ciudades, la tortuga negra estaría representada por el edificio trasero de nuestra casa.

Así, este mismo animal se encuentra en el interior de nuestro hogar, siendo para nuestra cama el cabecero o la pared donde se apoya, dicho cabecero, que sin amenazarnos nos protege de aquel lo que pueda estar por detrás nuestra mientras descansamos.

De este modo aunque están muy de moda y pueden tener unas vistas magníficas, el que nuestra cama no disponga de una pared o un buen cabecero y sean cristaleras o grandes ventanas o incluso la cama esté en medio de la estancia,  puede derivar en que no durmamos bien y nos sobresaltemos durante el sueño.

A la vez que podamos sentirnos desprotegidos y poco “respaldados” en nuestra vida diaria.

Así que lo más recomendable es que la cama esté apoyada en la pared, con un cabecero bien sujeto que no se bambolee, además de que no haya estanterías u objetos que puedan caer sobre nuestra cabeza.

Incluso aunque esas estanterías estén bien clavadas, a nivel inconsciente suponen un sobresalto para nuestro sueño, pues estaremos alerta sin darnos cuenta, de que no nos caiga nada encima.

También hemos de tener en cuenta que esos ventanales suponen una entrada y salida de Chi importantes, sobre todo si están frente a la puerta, por lo que esa energía pasaría sobre nosotros de manera violenta constantemente durante el sueño, algo no muy beneficioso a la larga para nuestra salud y descanso.

Podemos colocar una bola facetada en medio de la ventana para equilibrar esa salida y entrada, además de cambiar la posición de nuestra cama si fuera posible, si no unas buenas cortinas que crearan una atmosfera más yin, nos ayudaría.

Teniendo en cuenta que pasamos media vida durmiendo,  el dormitorio es una de las estancias más importantes de nuestra casa y por lo tanto hemos de ser cuidadosos a la hora de la distribución, situación o decoración que apliquemos en ella.