Cada cambio de año, que en al calendario chino se produce en el mes de febrero, realizo las actualizaciones de los estudios de muchos de mis clientes, ya se ha convertido en algo natural en sus estudios y al igual que haces el mantenimiento en muchas cosas en tu vida, el “mantener” el feng shui en vigor es una de las cosas que se han añadido en su agenda (y en la mía) cada mes de enero.

 

Y sin embargo y aunque pueda parecer contraproducente para mi trabajo (solo parecerlo) la finalidad de estas actualizaciones, así como de los estudios en sí, no es que se dependa de la técnica o del consultor, sino precisamente llegar a un punto en el que no se necesite en absoluto, pues ya no exista una causa para realizarlo, es decir que tu vida fluya en armonía de forma natural sin la necesidad de “tu hacer” nada.

 

Y hacia ahí es hacia donde se encaminan mis estudios y las actualizaciones. Ya en los últimos años la parte de “curas” de feng shui se han ido llevando hacia la no necesidad de hacer curas cada año, sino que mediante los remedios energéticos que colocamos llegamos a un equilibrio sin necesidad de actualización de dichas curas.

No es así, de momento todavía con los llamados activadores, que siguen solicitando una actualización en posición de movimiento ya sea anualmente (energías prósperas anuales) como mensualmente (energías prósperas de estrellas mensuales).

 

Uno de los llamados activadores más conocidos en feng shui es el “Gato chino” que tiene movimiento en su brazo para activar las estrellas prósperas tanto anuales como mensuales, pero requiere de saber dónde se encuentran estas energías para ir cambiando de posición (de sector) el gatito de manera que uno para el año y otro para el mes, recuperen dichas energías temporales para nuestro beneficio.

Bien pues este es el “cuento del gato chino” que nos contamos y que produce en sincronía de tiempo y espacio en nuestros hogares y negocios el aparente “efecto” de entrada de energías prósperas que se traduce en “llegada de nuevos clientes, aumento de las ventas, entradas de dinero inesperadas etc.…”

 

Bien, ¿como hacer para trascender la necesidad de depender de saber dichas energías y la colocación del activador cada año?

Mientras tu creencia en la carencia y la escasez siga vigente vas a necesitar de dicho activador, así como de las curas (aunque sean fijas sin necesidad de actualizarlas) ya que la creencia en la escasez es previa al remedio.

La solución es deshacer la creencia en la escasez, y creer en la abundancia de tu Ser que es Quien provee en sincronía todo lo necesario. En este mundo creer es crear, nuestra creencia en la separación y la escasez produce un efecto que hace necesario ser reparado… y en esto consiste todo, el  feng shui es un arte que nos lleva a recordar la armonía del Universo (que es abundante) en nuestra forma conocida (hogares y negocios) pero si nos perdemos en la técnica es decir en la forma de las curas y activadores olvidando su Esencia, entonces solo nos sirve para crear más dependencia y miedo asociado a la misma carencia y escasez por si no aplicamos bien la curas o activadores, sino elegimos bien al consultor, etc. etc. etc.…

 

Tu trabajo siempre va a tener que llegar a tu interior, en mirar tus miedos y creencias y valores para deshacer la causa y si mientras haces este trabajo necesitas poner curas y activadores, pues lo haces , es como tomar una aspirina mientras trabajas internamente tu miedo al dolor de cabeza… no tienes que ponerte a sufrir para deshacer tus miedos, pero recuerda que la finalidad es que descubras por Ti mismo en tu experiencia, que no necesitas poner ni activadores ni curas, por Tú eres la ABUNDANCIA.

 

¿Quieres hacer este trabajo interior con mi acompañamiento?

Rosa Riubo  www.fengshuiriubo.com

 

https://fengshuiriubo.com/cursos/curso-feng-shui-para-la-abundancia/